Con el maestro Antonio González Cardenal, me estoy iniciando en el noble arte de la guitarrería. Llevo dos años asistiendo a sus clases, y durante este tiempo he construido una guitarra flamenca modelo Santos Hernández, y una guitarra clásica según los cánones de la escuela madrileña, en concreto de las guitarras Ramírez.

 

He podido construir un pequeño taller en el sotano de casa, y aunque el espacio es bastante pequeño y la ventilación es escasa, hago en él mis primeros pinitos.

 

No tengo ambiciones  más allá del entretenimiento y el aprendizaje. Con el tiempo espero construir instrumentos con que sean estéticamente bellos y, a su vez, que tengan una buena calidad de sonido, objetivo este prioritario en la construcción.

Mi "cueva-taller"

Inicio
Inicio